domingo, 28 de enero de 2007

La Muerte sólo se llevó mi Llanta

A continuación les contaré los hecho que sucedieron ayer sábado. He estado todo el día deliberando como postearlo y creo que al final me servirá para expectorar algunos demonios que tengo en mi cabeza ahora.
Comenzaré desde el principio. Ayer fue el baby shower de mi esposa y fuimos a Barranco a casa de Paul, uno de mis mejores amigos, futuro padrino del niño, quien puso su casa para el evento. La tarde se desarrolló sin contratiempo, muchos regalos, buenos momentos con la familia, los amigos, muchos regalos, bonitos y útiles para nuestro bebé. Nosotros tenemos un Volkswagen Escarabajo del 75, recién comprado hace menos de un mes, y lo manejamos hasta Barranco, y lo estacionamos afuera de la casa, y ahí lo dejamos, en donde había un vigilante y no pensábamos que algo podría pasarle. La tarde siguió su curso y como a la 10 de la noche, nos subimos al carro, mi suegra y mi cuñado, en la parte de atrás, mi esposa de copiloto y yo en el asiento del conductor. Seguimos en dirección al cono norte, en donde vivimos y todo estaba bien: Via Expresa, Plaza Grau, Emancipación. Llegamos a Plaza Unión y la hicimos con todo el tráfico a llegar a Caquetá y bajar hacia la Panamericana Norte, a Avenida Zarumilla. Faltaba ya poco para llegar a casa cuando mi esposa y yo sentimos un sonido extraño en el carro. Al comenzaba a temblar y sonar como una sonaja. Aceleré, pensando que era el motor cascabeleando, pero el sonido se incrementó, hasta que decidí bajar la velocidad; en ese momento la llanta posterior del lado izquierdo del carro, salió volando.
Lo segundo siguientes son nebulosos. Recuerdo a mi esposa gritar ¡La llanta! Recuerdo que no frené, ni intente hacerlo. Sólo apreté fuerte el embrague, sujeté con más fuerza el volante y traté de controlar el vehículo. Del carril central, nos fuimos a la izquierda y de ahí a dar vueltas tras vuelta, hasta que el carro desaceleró completamente. No recuerdo sonido alguno, ni palabra, sólo esta terrible sucesión de imágenes que seguía unas a otras.
Cuando dejamos de movernos, los demás carros presenciaron el traspié, y el tráfico comenzó a evadirnos. Estábamos perpendicular al sentido de la pista, bloqueando un carril y un poco del segundo. Fui a buscar mi llanta sin ningún miramiento, todavía en shock. Una persona se acercó a ayudarnos, diciendonos que nesecitábamos sacar pernos de otras ruedas y completar la trasera, dejando 3 en cada una. La verdad no me gustó la idea, estaba alterado y además no sabía que daños pudo tener el coche. Después vino la policía mientras esperamos la grúa, que se demoró casi 1 hora y media para llegar. Ahí fue lo más extraño, casi salido de un cuento de Borges. Los policías ya se habían ido, y yo me vi lleno de grasa de carro, sangre (me rasgué el dedo con mi propia uña en el momento de las vueltas) indicando a los conductores que debían salir de la vía. Gente grito borracho, irresponsable; tomaron fotografías, vídeos con los celulares; los cobradores de combi miraban con desprecio y los de los ómnibuses con sorpresa. Una chica -que nunca he visto en mi vida- me lanzó un beso volado. Una completa secuencia salida de Midnight Cowboy. Yo seguía en shock, 2 horas después, hasta que me dí cuenta de que en verdad no sólo me había salvado de morir, sino también salvé a toda mi familia. Recordé el último accidente, en EE.UU., 100% culpa mía y que también salí casi ileso. ¿Tendré un ángel encima? ¿No habré cometido mi labor en este mundo? Lo bueno de saber ahora, al ver que él más afectado he sido yo, es que tengo otro día para contarlo. De nuevo, tengo algo de control sobre mi vida.

6 comentarios:

Nicolás Bello dijo...

Y la pregunta latente es, ¿que pasó, es decir, se le habian zafado los pernos a la llanta? Que tal pendejada, que bueno que estes vivo loco murdock.

sirlugosi dijo...

que fea vaina tio, menos mal tu y los tuyos están todos bien, lo que mas jode es que el bebé se llevó el primer susto de su vida por un ratero!

Jomra dijo...

Saludos

Si no llega a ser por la herida del dedo por la propia uña, podríamos hablar de El Protegido (Unbreakable) :S.

Fuera de bromas, por suerte, como dicen los anteriores, "no pasó nada", más allá del susto y daños materiales.

Hasta luego y suerte ;)

duber dijo...

Esa es la materia prima que luego se trasforma en inspiración y de allí en palabras para el escritor…
Además no fue totalmente culpa tuya…TIENES UN VOLKSWAGEN DEL 75 OSEA
X FAVOR PSSS YA PUES…MANYAS? JAJAJA

Danza Invisible dijo...

Puchisssss... tienes una suerte loca.

Juégate la Tinka, a lo mejor te ganas alguito.

Laslo dijo...

Mierrr... en zarumilla, en plena pan. norte, a las 10 de la noche!!
habria que conseguir esas fotos y videos de celulares..
¡saludos!