sábado, 3 de noviembre de 2007

El Fuego


En la antigua Grecia, el fuego era un elemento renovador, revitalizador; los griegos de la antigüedad (y eso lo vemos en la Iliada) quemaban a sus muertos para que crucen por buen camino hacia el Hades.
Luego el fuego se convirtió en el esquema principal del Infierno bajo concepción judeo-cristiana: El fuego representa los pecados cometidos, y mientras más calor, más culpa. Estás 2 figuras se mantuvieron paralelas durante la historia durante siglos, salvo casos excepcionales, como plantea Ray Bradbury en Fahrenheit 451, en donde el fuego es un elemento de destrucción total.
Ayer y el día de hoy, contemplo una nueva forma de entender al fuego: El fuego como elemento de terquedad. Y viendo el incendio en Mesa Redonda, plagada de plásticos y juguetes de baja calidad, sólo puedo reafirmar dicha conclusión. 6 Años atrás, un incendio similar, sucumbió la misma zona, y mató a cientos de personas. Hoy por hoy, el siniestro ha sido controlado pero no ha sucumbido, nos encontramos en el mismo problema. ¿Acaso se nos hace tan difícil aprender de nuestros errores? Aquí el fuego como metáfora lo confirma: Mientras el plástico quema y los bomberos -mal equipados, mal suministrados- luchan por apagar las llamas, sólo pienso en que lo único que supera la idiotez humana es más idiotez humana.

1 comentario:

Danza Invisible dijo...

Hay que meterles lanzallamas de una vez, a ver si aprenden :-)