martes, 30 de octubre de 2007

Terrucos en Macondo


El Perú a veces se porta como Macondo. A veces hay cosas que no se entienden. Otra veces parecen naturales, pero como dice Ocram, cuando hay vientos de guerra, si que se sienten.

Pero hay un caso que ha roto todo este mundo real-maravilloso macondiano. Y me refiero a Monica Feria, una persona que al parecer tiene ciertos talentos conveciendo a la gente. Yo la verdad, me he quedado pasmado al ver la maratónica discución en este blog, en la cual a la señorita Feria, le cuesta, le duele, le molesta hacer un deslinde con Sendero Luminoso.
Si bien es la primera vez que me refiero explícitamente al tema de Sendero, digamos porque yo viví los últimos años del asunto: Apenas tenía 9 años cuando fue el 5 de Abril y el 12 de Septiembre. Pero creo que la vida me ha enseñado algunas cosas claras sobre la política, en especial cuando estuve vinculado al movimiento de estudiantes que nos enfretamos a la dictadura de Fujimori: El rechazo a la violencia.
Así como los organismos de Derechos Humanos hacen bien en hacer un deslinde con ella, no creo que la apología a la violencia sea una buena señal de nada. Como dice Tanaka, es mejor que todos entendamos las reglas y las cumplamos.
Y como no puedo ni quiero opinar en el GCC, yo le llamaría la atención a la Silvio y Monica, por dos razones fundamentales: La primera es el reconocimiento de los errores, cosa que hasta yo hago, ya sea grande, pequeño o mediano. Y la segunda es que no es posible que la gente siga viendo a la violencia y a Sendero en especial como una salida a los problemas. Esto es algo que hasta los Zapatistas, alguna vez considerados una guerrilla en el sentido "clasico" de la palabra, han sabido maneja a sobremanera. Así como Fujimori cometió un sin fin dee crímenes, eso no hace de Sendero víctimas, total ellos cometieron muchas más atrocidades que cualquiera de los gobiernos que tuvieron al frente. Decir las cosas en claro no debe costar nada si una persona no tiene esqueletos en el closet. O conciencia. Pero al parecer si una persona oculta sus huesos detrás de una causa más grande, me parece realmente sospechoso.
Pero valgan verdades, Sendero nunca se fue, y ahora que hace trabajo político en los lugares en donde los partidos, ups, no existen, se vuelven más peligroso. ¿Acaso nunca aprendemos nada?
Por otro lado, lo de Correo siempre confundiendo las cosas. Otro ejemplo de violencia es meter a todos en el mismo saco, encerrarlos y decir que todos son violentos, cuando el 99% de los aludidos en el asunto no sabe ni usar un matamoscas. Como expliqué en otro post, Mariátegui tiene unos demonios que al parecer no puede afrontar.

Y para cerrar, todo esto me parece surrealista, casi casi real-maravilloso. ¿Están seguros que esto no es una escena de Abril Rojo?

3 comentarios:

Nicolás Bello dijo...

Es que hay que saber separar las papas de los camotes... no por ser de mentalidad socialista automáticamente me convierto en terruco. Ni por estar del lado del Estado soy un paladín. Hay terrorismo de ambos lados. Incluso podriamos decir que "Odio a los rojos" practica el terrorismo que dice aborrecer, porque hace un llamado abierto a la violencia.

Las ideas hay que defenderlas, es verdad. Pero no en el campo de batalla, sino en el campo de las ideas. Si no soy capaz de defender mis ideales con argumentos sólidos estoy cagado.

Me da pena que medios como Correo metan a todos en el mismo saco. Porque rojos puede haber muchos, pero terrucos son solo los más extremos, los que no han sabido luchar en el campo de las ideas y llegaron al recurso de las armas.

Danza Invisible dijo...

El problema es que todos los extremistas (de uno u otro sesgo) no ven más allá de sus ombligos... porque no les da la gana.

Polietileno dijo...

Claro, por eso recomiendo leer mi siguiente post, el de Benjamin, porque él como ninguno usó los extremos para armar una filosofía mejor.